Portada » Tertulias dialógicas

Tertulias dialógicas


¿Estás cansada de hacer siempre lo mismo en la sesión de lectura? ¿Te gustaría conocer una actividad que integre comprensión lectora y expresión oral?

Durante mi curso curso escolar en un centro con comunidades de aprendizaje me llevé muchas enseñanzas: nuevas formas de trabajar, metodologías diferentes y un ambiente enriquecedor.

Allí fue donde conocí los grupos interactivos y la actividad de la que te voy a hablar ahora.

Las tertulias dialógicas que son una manera de trabajar la lectura diferente, en la que nuestro alumnado comprende lo que ha leído y expresa los sentimientos que le ha producido la lectura.

¿Qué son las tertulias dialógicas?


Son tertulias, como su propio nombre indica, que realizamos en el aula. Éstas giran alrededor de un libro que todos estamos leyendo a la vez en casa.

La tertulia dialógica no tiene como objetivo la lectura en clase y en grupo. A diferencia de la típica actividad en la que todo el grupo lee de manera simultanea, la lectura se ha hecho previamente, de manera individual y en casa.

Alumnos y maestro tenemos el mismo libro y nos hemos leído el capítulo o capítulos de turno en casa y establecemos un diálogo o debate sobre el mismo.

¿Cómo comenzar?


Normalmente abandonábamos la disposición de grupos, que era la habitual de clase. Cada alumno cogía su silla y hacíamos un gran círculo, donde todos pudiéramos hacer contacto visual entre nosotros.

Podíamos tener el libro en las manos, pero no hacía falta, ya que no íbamos a realizar la lectura en clase.

Al principio yo era el que tomaba la palabra para animarlos a realizar un resumen oral y entre todos. Un alumno o alumna voluntario tenía la palabra y comenzaba a narrar el capítulo, poco a poco los demás compañeros iban pidiendo la palabra y completando el relato hasta llegar al final del capítulo.

Mi papel consistía en moderar el uso de la palabra y animar al alumnado más tímido a intervenir. Para que todos se sintieran parte del relato.

La tertulia


Después de refrescarnos la memoria la tertulia daba comienzo.

Alguien tomaba la palabra y comentaba algo que le hubiera llamado la atención. Podía haber despertado algún sentimiento como pena por la pérdida de un personaje del libro, o algún momento cómico en el que se hubiera reído o alegría por el reencuentro de una pareja de enamorados.

Así comenzaban las tertulias que en cualquier momento podía derivar hacia cualquier sitio, independientemente de la temática del libro, acabábamos hablando de algún tema de actualidad, de alguna anécdota personal divertida y mi labor en esos momentos era procurar que todos participasen y o cortar algunos comentarios triviales.

Recuerdo una tertulia especialmente emotiva en la que una alumna rompió a llorar porque había perdido su mascota recientemente. Allí se creó un clima de empatía donde todos sentimos lo mismo que ella, donde nos pusimos en su piel y la entendimos.

Era entrañable observar compañeros y compañeras unidos por un sentimiento, mostrando una madurez emocional increíble. Todos y cada uno compartimos algún momento de dolor y nos sentimos reconfortados.

Aún se me ponen los pelos de punta al recordarlo.

La educación emocional también es una parte fundamental de la escuela de hoy en día. Con las tertulias dialógicas conseguimos extrapolar situaciones que se dan en la ficción a la vida real, fundiendo así el mundo imaginario con nuestros problemas cotidianos.

La tertulia dialógica y la comunidad educativa


La tertulia dialógica traspasa fronteras, sale de las aulas y del ambiente académico Invita a la comunidad educativa a participar.

Maestros, padres, maestras y maestros realizábamos una variable de las tertulias, esta vez entre adultos.

Alguna tarde al mes nos reuníamos un grupo de padres y madres con los maestros. Entre todos decidíamos el libro que debíamos leer en la primera reunión. En las siguientes seguíamos el patrón anterior, cada uno comentaba algún momento del libro que le hubiera llamado la atención.

Establecíamos debates enriquecedores.

Madres, padres, de diversas nacionalidades, maestros y maestras hablando el mismo idioma, el de la literatura. Una pasión que puede ofrecerte momentos inolvidables.

Resumiendo


  • La tertulia dialógica es una actividad de lectura diferente.
  • Trabajaremos la llamada «quinta destreza» de la lengua que es el diálogo.
  • Se trabaja la atención a la diversidad y la inclusión.
  • El respeto, uso de la palabra  y la escucha activa son algunas de las características.
  • La inteligencia emocional tiene un papel protagonista.

¿Te ha gustado el artículo? entonces no te lo pienses, suscríbete a nuestro blog y únete a la comunidad que recibe todos nuestros contenidos.

¿Qué experiencia tienes con las tertulias dialógicas? ¿Realizas esta actividad en clase?

Deja tu comentario 🙂


Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *