Prueba oral de las oposiones docentes: el orador eficaz.


Seguimos indagando en la forma de hacer una buena exposición oral de la mano de El camino fácil y rápido para hablar eficazmente de Dale Carnegie, un libro que conforme iba leyendo tenía más y más ganas de compartir contigo.

Cada uno de sus principios me invitaban a pensar en tres escenarios posibles:

  • La exposición oral de las oposiciones: evocando experiencias pasadas y posibilidades de mejora que te voy a comentar en este artículo.
  • La expresión oral de nuestro alumnado: muchos detalles a tener en cuenta los que nos brinda esta obra para mejorar las capacidades comunicativas de lo niños y niñas.
  • Intervención en público: cualquier momento en el que debamos expresarnos en público desde una conversación cotidiana hasta explicar algo delante de nuestros compañeros del claustro, consejos muy prácticos de los que podemos tomar buena nota.

Te escribo a continuación de dos principios que revisa el autor. El primero se centra en hablar eficazmente y en segundo en nosotros como oradores.

Hablar eficazmente de una manera fácil y rápida.


1. Habla de algo sobre lo que te hayas ganado el derecho a hablar a través de la experiencia y del estudio.

  • Buscar temas nuestra propia experiencia:

Relato propio con tropiezos y  éxitos con una descripción realista hará las delicias de nuestro público.

El pasado curso durante una de las exclusivas pasé un rato muy malo. Nervioso estaba preparando un Power Point para exponer a mis compañeros y compañeras del claustro las bondades de la formación que iba a coordinar. Poco después me hallaba ante un aula llena de maestros y maestras que conocía de hacía apenas un mes, escuchando atentamente todo lo que les tenía que decir.

¿He captado tu atención? las historias personales son un recurso excelente para que nuestro público se enganche a nuetro discurso.
Aficiones y pasatiempos. El entusiasmo de nuestras preferencias capta atención, perfecta actividad para llevar a cabo con nuestros alumnos, que se preparen una exposición sobre algún hobby.
Áreas especiales de conocimiento sobre el que has estudiado y que te interese. Si hay alguna metodología o práctica en la que hayas indagado te va a resultar muy fácil hablar sobre eso.

Si te encantan las nuevas tecnologías intenta encaminar tu exposición hacia las cosas que más atractivas te parecen, seguro que transmitirás tu pasión en tus palabras.

2. Asegúrate de que sientes entusiasmo por tu tema:

– Si algún oyente te rebatiera, ¿defenderías tu tema con pasión?

3. Debes estar ansioso por compartir el discurso con el público

– Sea un evangelizador, estás en una cruzada a favor de algo, siente el mensaje.

Como orador, gánate el derecho a hablar.


  • Las charlas deben ser concretas y no vagas.

La teoría aburre. Durante el curso pasado tuvimos dos ponentes. El primero de ellos nos tuvo desde las cuatro de la tarde hasta pasadas las ocho escuchándole, aunque todo era muy interesante y se notaba que es una eminencia en el tema del que nos hablaba, no pudimos evitar perder el hilo ante la cantidad de datos teóricos.

El segundo ponente nos puso a movernos, jugamos, improvisamos y pusimos en práctica muchas actividades que después aplicaríamos en nuestras aulas.

Si no quieres dejar al tribunal más aburrido que Spiderman en un desierto, ilustra tu discurso con ejemplos concretos. Si estás hablando de la atención a la diversidad en tu defensa de la programación no caigas en la tentación de definir y enumerar sus bondades, que por otra parte ya las podrán ver escrita en tu proyecto. Si tienes alguna actividad creativa explícala, en mi caso estuve comentando actividades que realizaba con la baraja fotosilábica con varios de mis alumnos.

Por tanto:

Limita el tema
  • No trates de abarcar todo porque nos llevará a dar una ristra de datos que aburrirá al oyente. Recuerdo una de las revisiones de las calificaciones trimestrales por las que “he pasado” en la que el ponente nos inundaba con datos, cifras y números que hacían que nuestra atención se dispersara. Hasta que comenzó a hablar de una clase en concreto, pueso un ejemplo y atrajo de nuevo nuestra atención
  • Limita tu contenido: unos cinco minutos por cada tema, expláyate con los detalles pictóricos de tus descripciones y harás las delicias del oyente, que se pondrá más contento que Mc Giver en una ferretería.

Te voy a poner un ejemplo. Imagina que estás exponiendo tu unidad didáctica y llegas al punto de las actividades. Es posible que caigas en la tentación de intentar explicar todas las actividades lo que sería un error, elige las que sean más llamativas y recréate en su relato.

Una de las actividades “estrella” que llevaba en la oposiciones era un trivial con el que repasábamos el contenido de las unidades y trabajábamos la conciencia ecológica. Ahí me detuve, ofrecí todo lujo de detalles, estoy seguro de que el tribunal comprendió la mecánica del juego, le “quité” tiempo a otras actividades y lo invertí en este juego.

2° Desarrolla potencia de reserva
  • Selecciona el tema con la suficiente antelación para que el subsconsciente trabaje en él.
  • Hazte preguntas como: ¿por qué creo esto? ¿Cuándo he visto un ejemplo de esto en la vida real? ¿Qué es precisamente lo que estoy tratando de demostrar? ¿Cómo sucedió exactamente?
  • Indaga sobre el tema. Selecciona y prepara más aspectos de los que vas a exponer.
  • No caigas en la tentación de escribir el discurso, tienes el riesgo de aprendértelo y perder la espontaneidad.

Deja que tu mente trabaje, que tu susbsconsciente te proponga ideas, cuando esto ocurra anótalas, ten a mano el móvil o una libretita y no la dejes escapar.

Cuando soñaba con hacer este blog escuchaba podcast como el de Marketing On Line o el de Emprendedores digitales y mi mente divagaba sobre el tema, se me iban ocurriendo cosas. Mi cerebro trabajaba para consciente e insconscientemente sobre mis deseos.

Este fragmento del libro te va a ilustrar sobre la importancia de no escribir todo tu discurso palabra por palabra:

“Lo que tengo que decir, es en mi opinión, demasiado importante para anotarlo en un papel: Prefiero escribir en la mente de quienes me escuchan, en sus emociones, con cada partícula de mi ser. Un trozo de papel no puede interponerse entre yo y aquellos a los que quiero llegar”.- Charles F. Kettering  (principal artífice del crecimiento de General Motors en sus inicios)

Conclusión


Céntrate en los aspectos de tu discurso que te apasionen, ofrece ejemplos que lo ilustren, no intentes abarcar demasiado ni escribirlo palabra por palabra e indaga todo lo que puedas en la tesis de la que hablas.

Todas estas premisas la podemos observar en cualquier buen discurso que se precie, colo hemos de tenerlas presentes e incorporarlas para que cualquier intervención oral que tengamos que realizar brille de manera propia.

Si quieres leer otro artículo sobre El camino fácil y rápido para hablar eficazmente pincha aquí.

¿Te reconoces en alguna de las situaciones descritas? ¿Qué aspecto estás dispuesto a intentar mejorar de tus intervenciones orales?

¡Gracias por vuestro comentarios y por vuestras suscripciones!


,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies