Por qué la Semana Santa te puede hacer aprobar las oposiciones.


Cómo los buenos hábitos de un músico cofrade te ayudarán durante las oposiciones.

¿Qué relación puede tener tener la Semana Santa andaluza y las oposiciones? ¿Cómo podría ayudarte la experiencia de un músico cofrade en tu día a día como opositor?

Hoy os quiero contar mi experiencia en la última Semana Santa, la del año 2016. He de decirte que ha sido la mejor que recuerdo en dieciocho años en cuanto a ánimos, cansancio y nivel musical.

El bienestar físico y mental son fundamentales para desarrollar cualquier actividad y por eso me gusta hablar de ello en este blog.

Llevo tocando desde el año 1996, eso hace un total de dieciocho ocasiones en las que he estado una media de seis procesiones cada Semana Santa. La duración de cada recorrido está entre cinco y doce horas.

Es un esfuerzo físico importante, estar tanto número de horas de pie detrás de un paso, caminando o parado. Los dolores de espalda, piernas y pies son de los más normal y hay que lidiar con ellos.

El esfuerzo mental tiene un importante papel también, aguantar ese número de horas tocando durante seis días, es algo que se dice pronto. El desánimo y la desgana pueden hacerte pasar un mal rato.

Te quiero contar las técnicas del coaching que empleé en durante esta Semana Santa y que hicieron que fuera la mejor que recuerdo en todos estos años.

Bienestar físico

Estar bien físicamente es esencial para desarrollar nuestro trabajo cualquier actividad de manera efectiva. Como se suele decir, nuestro cuerpo es nuestra herramienta y si nos falla tenemos un problema. Durante cualquier larga etapa de estudio como puede ser la de las oposiciones, cuidarlo nuestro físico se hace indispensable.

Postura erguida o buen control postural


Bombardino y oposiciones.

pixabay.com

El instrumento que toco es el bombardino, que para el que no lo conozca es como una tuba pero más pequeña, es un instrumento mediano, que tampoco es de los más pesados pero cuando llevas un rato con él en los brazos comienza a pesar.

Cuando estamos de pie o sentados nuestra postura comienza a resentirse y nos encorvamos con lo que pueden aparecer los dolores en la zona lumbar o en el cuello y los hombros.

Durante esta Semana Santa presté especial atención a estar erguido. Cada vez que era consciente de que mi postura no era la correcta la corregía, hacía esto tantas veces como hiciera falta.

Te aseguro que apenas tuve dolores de espalda o de cuello.

Recuerdo otros años en los que acababa con el cuello rígido, por tener que soportar el peso del instrumento entre mis brazos o con un dolor muy intenso en la zona de los riñones. Entre mis compañeros y compañeras es muy común el uso de fajas para mantener la zona lumbar bien sujeta y minimizar el dolor.

Por tanto controla tu postura cuando estés mucho tiempo sentada estudiando, mantén la espalda recta, intenta sacar pecho, con una postura natural, no la fuerces. Evita encorvarte hacia el papel.

 

Snacks


Durante las procesiones es muy común comer chucherías o golosinas, siempre hay algún compañero que te ofrece una bolsita para que cojas alguna.

Aunque no me gustan demasiado las cosas dulces (no soy “chuchón) siempre había caído en la tentación de coger alguna para engañar al estómago, ya que son muchas las horas que pasan entre comidas.

Las golosinas o cualquier dulce no son de lo más saludable, además que tras ese subidón en el que el cuerpo se siente muy bien, viene un descenso del azúcar en sangre para compensar el desequilibrio. Este descenso hace que nuestra energía descienda y nos sintamos peor de los que estábamos al principio.

Los 4 mantras para cambiar tu alimentación y dar lo máximo en las oposiciones

¿Qué hice para no comer dulces?

Lo importante en este tipo de situaciones es prever, anticiparte a lo que va a pasar. Si vas a llevarte mucho tiempo entre comidas sin ingerir nada es bueno tener un snack a mano. Intenté que fuese lo más saludable posible.

Para las ocasiones en las que me apetecía algo dulce llevaba dátiles o pasas, de esta manera recibía un aporte rápido de energía en forma de azúcares no refinados.

Frutos secos era la opción para cuando tenía ganas de algo salado.

Si vas a pasar mucho tiempo en la biblioteca o en tu sala de estudio es positivo que lleves alguna fruta o fruto seco (procura echar un paquete en tu mochila), así tendrás una alternativa saludable a las patatas fritas y los dulces de las máquinas expendedoras.

Deporte por las mañanas


El ejercicio físico es de lo más importante y que a veces relegamos a un segundo plano con la excusa de no tener tiempo.

Durante la mayoría de las Semana Santa que he tocado en  he practicado algún deporte durante todo el año y durante esa época de vacaciones paraba.

Con deporte me refiero a runnig o más tarde a hacer pesas en el gimnasio o en casa, mi costumbre era parar la práctica de ese ejercicio por la falta de tiempo y dosificar fuerzas.

Pensaba que si añadía carga de ejercicio físico a mi cuerpo se iba a juntar con el cansancio de las horas que tenemos que permanecer de pie.

Nada más lejos de la realidad. Este año he mantenido la práctica del ejercicio físico por las mañanas, como venía haciéndolo últimamente. Creo que es uno de los factores que han hecho que mi energía nunca decayera. Incluso me ha dado buen ánimo para afrontar las largas jornadas.

Si estás inmersa en época de estudios de la Universidad o en las oposiciones procura sacar un rato para el deporte, tu cuerpo y tu mente lo agradecerán

Dispara tu energía: ejercicio físico para opositores

Descanso


En este apartado siempre he pecado de los dos extremos: exceso y déficit.

El cansancio me hacía alargar al máximo el número de horas que dormía, pensaba que así iba a tener más fuerzas para el día siguiente . Llegaba a altas horas de la madrugada deseando acostarme y fijaba el despertador lo más tarde posible. A veces superaba las ocho horas de sueño con gran amplitud y creo que todo exceso no es bueno. Mi espalda en general estaba más dolorida y me levantaba con dolor de cabeza.

Por otra parte estaban las noches de pocas horas de sueño, bien porque a la mañana siguiente teníamos que volver a tocar o porque me quedara con algunos compañeros viendo algún otro paso.

Esta “semana de gloria” procuré dormir entre siete y siete horas y media.

Si tenía tiempo para descansar más utilizaba el despertador y ponía la alarma para levantarme. También evité trasnochar y restarle horas a mi descanso.

Cuidar las horas de sueño es vital en nuestro día a día, en el caso del estudio ayudará a que nuestra mente esté al 100%, los expertos recomiendan descansar para asimilar mejor los aprendizajes.

Cuidar la hidratación


Durante la procesión solía tomar refresco o cerveza para calmar la sed y recuperar la sensación de energía.

Este año para  estar hidratado he elegido el agua, ha sido un cambio revolucionario y simple.

Al dejar de tomar refrescos hice lo propio con los azúcares refinados que contienen los mismos y con la cerveza dejé de ingerir alcochol que es un tóxico, que aunque te da una sensación de bienestar inmediato, te resta energía para el resto del día. Para quitar el hábito de la cerveza ahora elijo la cerveza sin alcohol.

La mejor bebida para mantenernos hidratados es el agua. Que no te vendan otra cosa.

Bienestar mental y emocional

El otro factor del que te quiero hablar es el del mental, tener una mente fuerte hará que no nos dejemos llevar en los momentos de debilidad.

  • Mentalización, evadirte.


Cuando aparece el cansancio le prestamos mucha atención y comienzan a surgir pensamientos negativos: “las horas que quedan por tocar, lo poco que vas a descansar si hay que tocar al día siguiente, o los días que aún te quedan hasta finalizar la semana”.

Cada vez que aperecían estos pensamientos, era consciente de ellos e intentaba cambiarlos por otros. Iniciaba una conversación con algún compañero o pensaba en algo positivo.

Mi padre siempre me solía decir que todo es cuestión de mentalizarte y me ponía el ejemplo de las personas que pasan por encima de las brasas encendidas, tenían tal fuerza mental que no se quemaban. Entonces si me mentalizaba podía hacer cosas que no me gustaban como comer algún plato que no era de mi agrado o hacer la tarea cuando prefería estar jugando.

Eso hice, alejé mi mente de pensamientos negativos y la acerqué a los positivos: observaba la belleza del paso al que acompañábamos o disfrutaba de las marchas que tocábamos y me fue realmente bien.

En las situaciones extremas es donde se da la oportunidad para entrenar nuestra voluntad. Mira las épocas de estudio desde otra perspectiva e intenta ver todo por el lado positivo.

Cuidar el lenguaje evitar la queja


Igual que con los pensamientos, hay que alejar  nuestra mente de la queja es un sentimiento tóxico porque nos resta energía y cambia nuestro estado de ánimo. Cada vez que algún compañero se quejaba intentaba mostrarle el lado positivo. Créeme. Tras nueve horas tras un paso escuchas muchas quejas, incluso las tuyas si no te controlas.

Intenta cambiar el ambiente en el que estás, si llevas un temporada larga estudiando es posible que tengas muchos compañeros y compañeras quejosos y tengas la tentación de quejarte haz todo lo posible por evitarlo.

Otra anécdota que me hace recordar a mi padre es la siguiente, durante los veranos calurosos que pasamos en Andalucía (alrededor de 40º centígrados) durante mi infancia . Solía verlo sudando, mietras los demás nos quejábamos él permanecía impasible leyendo, cocinando… Mi abuela que soportaba muy mal la calor le solía preguntar: “¿No tienes calor?” y mi padre respondía “voy a tener la misma calor tanto si me quejo como sino, así que no me quejo”.

Pues eso.

Resumiendo


En actividades en las que intervienen tanto el cansancio psicológico como el físico te puede ayudar las técnicas que implementé durante la pasada Semana Santa:

  • Bienestar físico: controla tu postura, no comas dulces, mantente hidratada, haz ejercicio y descansa.
  • Bienestar mental: evita los pensamientos negativos y también la queja.

Si sigues estas pautas tu alta energía te permitirá tener un alto rendimiento en todo lo que quieras, incluyendo largas sesiones de estudio o de procesión.

Así tu particular estación de penitencia se te hará más llevadera.

Sigue todas nuestras novedades.

¿Sueles implementar algunos de estos hábitos en tu día a día? ¿Te gustaría adquirir alguno de ellos?

Déjanos tu comentario.

 


, , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mapas Mentales y docentes. | Jonatan Cárdenas - 18 agosto, 2016

    […] íbamos mi primo, un amigo y yo, mi primo le preguntó al director si yo podía formar parte de la agrupación y, tras echarme un breve vistazo de arriba abajo dijo que sí, que cogiera el […]

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies