La rutina mañanera de la gente exitosa


¿Te gustaría que tu día fuera más largo? ¿sabes qué tienen en común un amplio porcentaje de la gente exitosa?

Hoy te vengo a hablar de algo que llevo implementando durante un tiempo y he de decirte que ha transformado mi vida: la rutina mañanera…

¿Por qué madrugar?


Desde hace unos meses estoy madrugando un poco más de lo que normalmente hacía, he retrasado el despertador. Lo que hace unos años me hubiese sonado muy raro, ha dado un giro a mi día a día.

Antes de salir al trabajo, en la escuela, tengo tiempo para hacer deporte y escribir esto mismo que estás leyendo. ¿Cómo lo hago? es muy sencillo: mi despertador suena a las 6 a.m.

Razones para madrugar

Proactivividad

Dejas de ser reactivo, de levantarte y moverte rápido porque debes ir al trabajo y tienes que desayunar, ducharte, vestirte… Comienzas a ser proactivo, así pues, comienzas a hacer cosas que quieres y te apetece hacer. En mi caso hago media hora de pesas y escribo una hora  en este blog.

Tiempo para ti

Es un rato en el que puedes estar contigo misma, que aprovechas, sin interrupciones de ningún tipo. La mayoría de las personas en tu casa o en el resto del mundo deben estar dormidas. Aprovecha esa soledad para concentrarte en lo que quieres.

Alargas el día

Tu día se va a alargar por la parte más productiva, por la mañana. Es el momento del día en el que podemos estar más concentrados y tenemos toda la energía.

Por contra, al finalizar el día, si trasnochas, estarás tan cansada después de toda la jornada, que lo único que te apetecerá es relajarte en el sofá y consultar las redes sociales, mientras un programa televisivo absorbe tu energía. ¿Quieres saber más sobre ladrones de energía? escribí un artículo sobre eso, puedes echarle un vistazo aquí.

 

La noche anterior

Lo que hagamos la noche anterior es de vital importancia, porque va a hacer que comencemos el día con buen pie. ¿Qué debes tener en cuenta?

Vete a la cama temprano

Obviamente hay que descansar, por tanto la noche anterior es fundamental acostarse temprano.

Intento estar en la cama antes de las once de la noche, así me aseguro de dormir alrededor de siete horas.

Desconecta del móvil, portátil y tv

Las luces de estos dispositivos tienen la capacidad de estimular nuestro cerebro y puede ser más difícil conciliar el sueño tras haber estado consultando facebook justo antes de ir a la cama.

Realiza alguna actividad relajante

Antes de ponerte en la tarea de intentar conciliar el sueño puedes leer un libro, charlar un rato con tu pareja o escuchar algún podcast. Esto último es lo que hago normalmente, escucho algún programa de La rosa de los vientos, lo que hace que mi cabeza desconecte y me ayuda a relajarme.

Deja todo preparado la noche anterior

Como he comentado anteriormente, el final del día tiene mucha importancia. Dejar preparado las cosas que te van a hacer falta por la mañana hará que ahorres tiempo improvisando.

Yo dejo preparada la ropa que me voy a poner para ir al cole, también la ropa deportiva, las cosas para el desayuno y el portátil, desde donde escribo ahora mismo. Eso me hace ganar tiempo y dedicarlo a lo que realmente me importa por la mañana.

También tengo pensado a lo que me voy a dedicar. Desde la noche anterior sé el grupo muscular que voy a trabajar y el artículo de este blog que deseo comenzar, editar o terminar. Esto hace que mi foco se centre en lo que yo quiero.

Vence la batalla al despertador

El momento más crítico, el que puede frustrar todos tus planes, ese es el momento de levantarse de la cama. Estás en un estado de somnolencia, a caballo entre estar despierta o dormida y decidir quedarse en la cama puede echar al traste todo.

Es una lucha entre la parte más racional de tu cerebro y la más irracional, la que actúa buscando el placer, el de quedarse en la cama. Sobre todo los primeros días pueden ser decisivos, es donde estás forjando el hábito. ¿Quieres saber más sobre cómo forjar un hábito?  mi artículo sobre la creación de hábitos.

Al principio no pocas fueron las veces que apagué el despertador y lo puse a la hora a la que normalmente me levantaba todos los días, la sensación de después era de frustración, de no haber conseguido mi objetivo de levantarme temprano, pese a haberlo decidido de manera racional y haberlo dejado todo preparado.

Hay algo que lo cambió todo: alejé el despertador lo suficiente como para tenerme que incorporar de la cama, una vez sentado o de pie, es mucho más difícil acostarse de nuevo. Así fue cómo gané la batalla a la mi alarma de por la mañana.

 

Tiempo para el ejercicio

Lo primero que hago tras visitar el aseo es hacer deporte, eso me activa y me aporta claridad mental, también hace que me sienta mejor, de cara al posterior trabajo.

Tener un cuerpo saludable te va a hacer rendir mejor durante el día, dejando atrás el cansancio y el “aplatanamiento”, ¿quieres descubrir algunas simples rutinas que te van a hacer sudar en pocos minutos? en mi artículo sobre el ejercicio físico encontrarás algunas ideas

Cuando tienes un hábito saludable refuerza tu autoestima y te hace sentir bien. Además mover tu cuerpo nunca viene mal, sobre todo ante largas jornadas sentada detrás del escritorio.

Trabaja en tu gran roca

Stephen Covey en el libro Los siete hábitos de la gente altamente efectiva nos habla de la “gran roca” que no es más que el una parte de tu gran objetivo. Por ejemplo, si quieres estudiarte todos los temas del temario de las oposiciones al cuerpo de maestros, esa es tu gran roca y debes trabajarla cada día un poco.

 

Mi gran roca en este momento, es la creación de posts, como el que estás leyendo, de este blog. Por eso me dedico a escribir en el blog por la mañana, todos los días un poco.

De esta manera estarás priorizando en las cosas que quieres conseguir, las estás colocando en primer lugar y siempre las vas a hacer. No surgirá ningún contratiempo que te impida trabajarla.

 

Conclusión

Instaurar una rutina mañanera es complicado, con los tips que te he dado te puede ser más fácil, a mí me han funcionado.

No te desanimes si al principio te resulta complicado o lo dejas, crear un hábito conlleva su tiempo, ten paciencia, merece la pena.

 

¿Ya te vas? gracias por pasarte por el blog, si aún no estás en nuestra lista de suscriptores te invito a que pinches aquí y no te pierdas todo lo que está por venir.

 


Trackbacks/Pingbacks

  1. Los siete ladrones de energía que debes eliminar de tu día a día como opositor. – Jonatan Cárdenas - 23 julio, 2016

    […] Frecuentemente estamos tan ocupados que nos olvidamos de nuestro principal objetivo para ese día, que no es otro que repasar, estudiar o trabajar un ejercicio práctico. Hacer las tareas de la casa, intentar arreglar el portátil o cocinar pueden ser acciones que consuman nuestro precioso tiempo y nuestra energía, ¿has leído nuestro artículo sobre rutinas mañaneras? […]

  2. ¿Cómo crear un hábito? La batalla de instaurarlo. | Jonatan Cárdenas - 16 agosto, 2016

    […] para hacer deporte y escribir en este blog, te hablo un poco más sobre mi rutina de la mañana aquí. Fue muy difícil crearlo, lo intenté muchas veces y al final me quedaba en la […]

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies