Portada » Jornada opositora: trabaja de forma inteligente.

Jornada opositora: trabaja de forma inteligente.


¿Te gustaría sacar el máximo provecho a tu trabajo? en este artículo te voy a hablar de técnicas del coaching, extraídas del libro Coaching para el éxito (Crecimiento personal), sencillas, para que tu esfuerzo en el estudio de las oposiciones se vea recompensado y tus resultados se multipliquen.

El principio de Pareto


Oposita de manera inteligente
pixabay.com

El principio 80/20 que dice que el 20% de lo que haces, produce el 80% de los resultados. Por ejemplo, si te sientas repasar un tema durante una hora y has logrado revisar unas diez páginas, ocho de esas páginas han sido miradas en veinte minutos, los cuarenta minutos restantes han producido las otra dos páginas.

Esto quiere decir que la mayor parte del resultado se produce durante el 20% de tiempo de trabajo, identifica y concéntrate en el tiempo en el que más rindes y después pasa a otra tarea o descansa un poco.

  • Trabajar duro estresa y resta energía. Estar sentada delante de los apuntes durante un largo periodo de tiempo, rindiendo solo una mínima parte sería trabajar duro en vez de inteligente.

Focalízate en tus puntos fuertes


Camina hacia la maestría, intenta ser mejor en lo que se te da bien. El tribunal quiere ver un opositor seguro de sí mismo que demuestre que domina el tema.

Refuerza tus puntos fuertes y delega los débiles. Si no te gusta ni se te da bien editar la programación, busca algún diseñador gráfico que te lo haga, de esa forma pasarás a hacer cosas que se te dan mejor y serás más productiva.

Herramienta

  • Escribe 5 cosas que haces y querrías dejar de lado. Averigua qué te costaría pagarlo.

Una de las cuatro oposiciones en las que me presenté intercambié tareas con una compañera, ella editaba las programaciones, mientras que yo buscaba actividades creativas y material para las unidades didácticas. De esta manera me dedicaba a algo que me gustaba, a la vez que delegaba en otra persona algo que no me agradaba del todo y mi tiempo cundía más y yo estaba más feliz que un caracol con patines.

 

Delega de la manera correcta


Seguimos con el ejemplo de la programación, si has contactado con alguien para que te la maquete debes tener en cuenta:

  • Explica bien la tarea: que no falten los detalles de cómo quieres el producto final: colores, subrayado, títulos, subtítulos…
  • Delégala totalmente: No te quedes ninguna parte, confía en la persona que va hacer su trabajo.
  • Crea un sistema de informes para recibir información cuando estimes oportuno. Si en un mes vas a recibir el trabajo, pide que una vez por semana te enseñe los avances.

 

Tómate unos minutos para darte un respiro


Medita. Reserva un espacio del día para encontrar paz y sosiego. En el que las ideas que te agobian se vayan y estés en paz.

En 2011 un equipo de psiquiatras del hospital de Massachusset y con Britta Hölzel como principal autora, hizo un estudio sobre los efectos que tiene meditar en la estructura de nuestro cerebro.

Observaron, mediante escáner, que el cerebro de personas que meditaron durante 8 semanas 27 minutos  cada día, cambiaba. Aumentaba la materia gris en la zona del hipocampo. Esta zona está relacionada, entre otras funciones, con el aprendizaje y la memoria.

¿Quieres aumentar tu nivel de retención y memorizar más rápido? Crea el hábito de meditar al inicio del día o antes de la cena, tu habilidad para el estudio lo agradecerá.

Hace poco he comenzado a meditar por las mañanas y he de decirte que parece que el resto del día va mucho mejor, estoy más tranquilo y encajo mejor los contratiempos del día a día.

Puede que la inspiración para las mejores ideas para las unidades didácticas llegue en ese momento de relax o que surja la determinación de hacer algo en concreto aunque no tenga razón lógica.

Movilízate


Si no sabes cómo comenzar, hazlo con pequeñas cosas.

¿Aún no has comenzado con el repaso? Pues toma la primera página del último tema que te has estudiado.

¿Debes cambiar la legislación de tu programación? (¡Qué raro! si la legislación sobre materia educativa nunca cambia, jeje!) pues cambia la introducción, y continúa por el resto, poco a poco.

Cada pequeña acción de cambio provocará una inercia de movimiento. Una vez que has comenzado algo es más fácil continuar.

El gran cambio de puede producir a partir de muchos pequeños cambios. Lo importante es comenzar.

Siempre había tenido la idea de comenzar un blog, escuchaba y leía mucho sobre el tema. Tanto que teóricamente ya sabía cómo hacerlo, pero nunca daba el paso, hasta que un día compré un dominio.

Ese fue el comienzo de este blog, si no hubiera comenzado por ese pequeño paso, comprar el dominio, probablemente todavía estaría fantaseando sobre crearlo.

Por largo que parezca el camino y difícil alcanzar tu objetivo, comienza por un pequeño paso, una pequeña acción. Habrás logrado lo más difícil, ya estarás en movimiento.

Haz un cambio radical


¿Te sientes estancada? ¿No llevas los temas estudiados como deberías?

  • Abandona viejas pautas que no dan resultado.
  • Cambia de objetivo.
  • Sé persistente, puede que todo esté bien.
  • Prueba a decir no a todo durante una semana.

Durante las oposiciones de 2011, en las que me saqué la plaza, tuve que dar un giro de 180 grados, desde septiembre estaba en un preparador. No me iba mal del todo, iba estudiando algunos temas, pero claramente estaba por detrás del resto de mis compañeros, que iban al día en cuanto a estudio y a programación didáctica.

A principios de enero, replanteé todo, puse todo mi foco en las oposiciones: dejé la escuela de idiomas, limité mi presencia social de manera radical y amplié mi jornada de estudio. Revisé los objetivos y me marqué unos nuevos: a principios de mayo debía estar al nivel de mis compañeros de preparador y lo conseguí.

Reevalué la situación, sobre la marcha, si no lo hubiera hecho probablemente el resultado final en mi oposición habría sido parecido al de la anteriores, nota alta que no da para plaza.

Pon el smart phone a tu servicio.


Cinco claves para que tu teléfono trabaje para tí:

  • Utilízalo para aumentar tu eficacia y no para disminuirla.
  • Limita la duración de la llamada o la consulta de mensajes a 10 min .
  • Corta las llamadas con un: «me ha hecho mucha ilusión hablar contigo».
  • Avisa a tus familiares de las horas en las que puedes recibir llamadas y no tienes trabajo.
  • Protégete de las llamadas con el contestador y blinda por ejemplo dos horas en el que no recibas llamadas.

Cuando iba a las salas de estudio, me dividía el tiempo en sesiones de unos 50 minutos, durante ese tiempo que estaba dentro de la habitación apagaba los datos del teléfono móvil, así no tenía interrupciones ni tentación de mirar las novedades.

En el descanso de cinco o diez minutos lo sacaba de mi bolsillo y lo consultaba un momento, para ver si había algo importante, pero evitaba estar todo el tiempo mirando la pantalla del dispositivo, necesitaba renovar mi energía y no consumirla, sobre este asunto escribí un artículo, por si te interesa.

Coclusión


En este artículo hemos visto algunas formas de trabajar de manera inteligente para rendir más y que nuestro esfuerzo vaya encaminado hacia el éxito. Así no desperdiciaremos ni tiempo ni esfuerzo y nuestro rendimiento será mayor.

¿Conocías algunas de estas técnicas? ¿Aplicas alguna de ellas? ¿Cuál te parece más interesante?

Suscríbete y no te pierdas nuestras novedades


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *