Portada » Gestión del tiempo en las oposiciones: 9 claves para sacar provecho.

Gestión del tiempo en las oposiciones: 9 claves para sacar provecho.


¿Tienes la sensación de no tener tiempo para nada? ¿Necesitas más horas al final del día? ¿Tu semana es más corta que el estornudo de un gato? Si la jornada para el estudio se pasa volando y darías lo que fuera por alagar el día, este artículo es para ti.
Vamos a ver cómo ser conscientes del uso que le damos a nuestro tiempo y a gestionarlo de la mejor manera. Nos van a guiar las técnicas del coaching y me inspiraré en el libro Coaching para el éxito de Talane Miedaner.

1. Registra el uso de tu tiempo cada quince minutos.


Con esta herramienta vas lograr ser consciente de dónde se te va el tiempo, seguro que alguna vez te lo has preguntado. Pues ha llegado el día en el que esa pregunta va a ser respondida.

Puede parecer tedioso, pero se consigue estableciendo la rutina. Utiliza una agenda u otro papel que tenga subdividida en 15 minutos y registra lo que haces durante una semana normal, que no sea de vacaciones. Calcula cuánto tiempo pasas semanalmente haciendo cosas como limpiar, consultar las redes sociales o estudiando. Comprueba lo que haces realmente y pregúntate si deseas pasarte la vida de esta manera y comienza a automatizar, delegar y eliminar fuentes de pérdida de tiempo.

Dedica el tiempo que ganes a trabajar en las oposiciones, por ejemplo, si has contratado una persona para que limpie tu casa cuatro horas semanales, aprovecha ese tiempo extra para trabajar en la programación o en consultar nuevos libros que te aporten actividades para tus unidades didácticas

2. Apaga el televisor. 


Intenta limitar el consumo de televisión. Absorbe mucha energía y te aleja de tus objetivos. Nuestra energía es fundamental tenerla disponible durante las largas jornadas de estudio si quieres saber más echa un vistazo a estos dos artículos que escribí hablando del tema: «5 tips para aumentar tu nergía durante las oposiciones» y «Los siete ladrones de enegía que debes eliminar de tu día a día como opositor» 

¿Has notado alguna vez ganas de hacer algo productivo tras ver las noticias? ¿Te has levantado del sofá enérgica para «comerte los libros» tras ver el programa de «telebasura» de turno de la televisión?

Ver el televisor nos resta energía, consume nuestro precioso tiempo.

3. Llega diez minutos antes de la hora


Intenta estar con antelación en los sitios, Joan Boluda, autor del libro En cien años todos muertos: Guía para emprender o morir… sin haberlo hecho, cuenta en su podcast Marketing Online, que suele llegar dos horas antes a todas sus citas de trabajo, así llega sin prisas ni estrés, localiza el sitio donde debe estar y se dirige a la cafetería más cercana. Allí se acomoda y mientras toma algo se pone a trabajar desde su portátil.

Lejos de ser una pérdida de tiempo te dará lucidez mental, tiempo para habituarte y serenarte. Sin prisas y sin tener que dar excusas. Si quieres dejar de estar más estresada que un caracol cruzando la calle proponte estar antes en los sitios.

4. Haz tu trabajo en la mitad de tiempo


Sergio Fernández autor de libros como Vivir Sin Jefe  o Vivir Sin Miedos comenta en su programa de radio «Pensamiento positivo» que el tiempo de una tarea es el mismo que previamente se le ha asignado, esto quiere decir que si vas a limpiar tu coche, el piso o tu cuarto y tienes una hora para hacerlo, al final vas a acabar haciéndolo en una hora.

La autora Talane Miedaner nos propone que reduzcamos drásticamente el tiempo que destinamos para tareas tediosas como planchar, pintar el piso o arreglar el cajón roto, de esta manera vamos a enfocarnos en la tarea, sin distracciones y aunque no cumplamos nuestro objetivo, seguro que el tiempo que echas va a ser mucho menor que el que normalmente empleabas.

Los mismo pasa con tus tareas opositoras, si tienes toda la tarde para resumir un tema, probablemente te vas a llevar toda la tarde en ello, si acotas drásticamente el tiempo que quieres llevarte (de dos horas a 45 minutos, por ejemplo) y planeas además, repasar después, lograrás concentrarte mejor en la primera tarea para terminar a tiempo y comenzar la segunda.

Usa el cronómetro o planea algo después de, por ejemplo limpiar el suelo de tu casa, te va a ayudar a terminar antes. Si quieres ser más rápido que Tarzán con vaselina en las lianas aplica estas sencillas técnicas.

5. Pregúntate «Qué es lo más importante para mí hoy»


  1. ¿Qué es lo más importante para mí hoy? esta pregunta debe ser contestada con tu gran objetivo, si quieres llegar a abril con todos los temas estudiados, entonces deberás estar estudiando, resumiendo o esquematizando el tema que te toque en ese momento.
  2. ¿Qué debo hacer hoy? son tareas que pasarán a ser importantes pronto y que debes ir haciendo
  3. ¿Qué es importante con respecto al futuro? son osas que serán importante un día determinado.

Enrique Laso es un joven escritor español que ha vendido más de 500.000 ebooks, comenta en una entrevista en el podcast triunfa con tu libroque tiene su agenda planificada en los próximos quince días, cuando tenemos claro lo que debemos hacer y lo apuntamos tenemos gran parte del trabajo realizado.

Recuerdo que mi último año como opositor tenía como objetivo comenzar mayo con todos los temas estudiados. Mi jornada estaba dividida en estudio y preparar el siguiente tema para el estudio, resumiendo o esquematizando. Entonces lo más importante para mí el tres de febrero era estudiarme esa parte del tema que me tocaba, lo que debía hacer ese día era resumir el siguiente tema y lo importante respecto al futuro era ir eligiendo nuevos temas para seguir con el proceso.

6. Haz una cosa cada vez


Parece sencillo, pero a veces nos empeñamos en hacerlo difícil. Divide tu día en momentos: ahora es el momento de repasar el tema 3, pues me olvido de intentar recordar o estar leyendo  otro tema, centra tu foco en el repaso del tema tres, de modo que te concentres en una tarea y puedes terminar pronto. Así gastas menos energía. Te da sensación de control y serenidad. Si no lo haces así vas a estar más liado que la pata de un romano.

7. Hazlo ya


Todo lo que te llegue para hacer hazlo en el momento no lo pospongas, si fuera obligatorio dejarlo para otro momento, apunta en la agenda el día y la hora. Evitarás así el desgaste de tenerte de recordar y la presión de no olvidarte.

8. Haz un buen trabajo


Que estás diseñando la portada de tu programación didáctica, da lo mejor de tí, céntrate en hacerlo bien y finalizar satisfecha, esto te evita posteriores quebraderos de cabeza, te da la satisfacción de un trabajo bien hecho.

9. Pospón las cosas con un objetivo


Postergar no es malo, hazlo teniendo claro el por qué, la autora de «Coaching para el éxito» nos da buenas razones para hacerlo.

  • Porque no te gusta esa tarea. Admite que no te gusta y delégala. Intercambia tareas con un compañero.
  • Porque no sabes cómo resolverla: consulta con alguien que tenga más experiencia o te enseñe a hacerlo.
  • Porque te falta tiempo. Reserva espacios de tiempo dedicados a hacer la tarea.
  • Porque tienes un bloqueo. Comienza con el objetivo de hacer un poquito. Una vez que eches a rodar te será más fácil continuar hasta el final.
  • Porque necesitas tiempo para reflexionar: desconecta en el cine y la respuesta te vendrá.

Al cabo del día todos tenemos 24 horas, la cuestión es sacar un buen rendimiento de ese tiempo, en este artículo has descubierto una serie de herramientas que te van a ser útiles para tomar consciencia del uso de tu tiempo, evitar pérdidas innecesarias y la tranquilidad que te da no dejar ciertas cosas a la improvisación.

Si te gustó este artículo no querrás perderte los próximos que están por llegar, suscríbete a nuestra lista de correos y te mantendremos informada.


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *