Cómo la batería de mi móvil hizo que cambiara mi efectividad


¿Quieres saber la relación que tiene alargar la batería de tu dispositivo móvil con vida laboral, personal y social?

Corría el mes de mayo de 2015, todo iba bien hasta la batería de mi smart phone comenzó fallar, si hubiera sabido por aquel entonces que la  solución a mi problema iba a cambiar mi vida, la hubiese implementado antes.

Un solo clic que me liberó, que me hizo pasar de ser reactivo a ser proactivo, que aumentó mi capacidad de concentración y que me brindó la oportunidad de disfrutar de un tiempo que hasta entonces no me había planteado. No cabía en mi cabeza un cambio así.

¿Quieres disponer de más tiempo? ¿Te gustaría ser la dueña de tu vida?

Si me acompañas a lo largo de los próximos párrafos lo descubrirás. Deja que te cuente una historia.

La batería que cambió mi vida


Estaba agobiado, mi móvil se apagaba de buenas a primeras, no llegaba a la siguiente carga. Tras dos años con él había pasado de cargarlo cada dos días a tenerlo que cargar dos veces por día. Una por la noche, cuando me iba a dormir y la otra después del almuerzo, cuando suelo echarme una pequeña siesta.

De esta manera mi dispositivo comenzaba lleno de energía las mañanas y las tardes, energía que se iba agotando hasta llegar a la siguiente carga. Todo estaba perfectamente calculado.

Todo comenzó cuando me encontré el móvil apagado a la hora del recreo: “¡qué raro!, supongo que no se habrá cargado bien la batería por la noche”, pensé. En los días venideros observé que mi batería se agotaba más rápido de lo habitual, estaba claro que la autonomía se había reducido drásticamente.

Se suele decir que las baterías de nuestros aparatos móviles suelen tener una vida útil. Es como una especie de cuenta atrás, cada carga y descarga te acerca al final del ciclo. Tu batería morirá tras cargarlo un número de veces que puede ser 5000, por decir un número.

Ya me estaba haciendo a la idea de comprar una nueva, comencé a buscar alguna que ofreciera buenas prestaciones a un precio no muy alto, preparé mi bolsillo. Me daba coraje, llevaba poco más de un año y medio utilizando el móvil y ya me iba a tener que gastar dinero en él.

Soy un fiel oyente de podcasts, los escucho mientras me ducho, friego o plancho, me di cuenta de que tenía que usar una alternativa, desempolvé un mp4, le instalé la aplicación IVOOX para seguir con mi hábito y no mermar la batería de mi móvil.

La escucha de música la tuve que mudar también al mp4.  Poco a poco dejaba mi móvil de lado. Observé que la batería de este último duraba mucho más pese a que lo utilizaba mucho más.

¿Qué era lo que hacía que la batería de mi móvil descendiera significativamente pese a estar inactivo casi todo el tiempo?

Apenas hacía llamadas, enviaba mensajes y durante el transcurso de un tiempo en que mi dispositivo permanecía “inactivo” la batería se esfumaba.

Comencé a exprimir el limón, es la expresión que suelo utilizar con mis alumnos cuando toca pensar un poco. Era obvio que había aplicaciones como Whatsapp o Gmail que seguían funcionando mientras que yo no estaba.

Así como apagaba la red wi-fi cuando no estaba en casa para no gastar batería, decidí desconectar los datos cuando mi celular estaba en mi bolsillo o sobre la mesa.

Y fue a partir de ese momento cuando comencé a ser libre.

Me liberé de mirar los mensajes y correos cuando llegaban. Ahirs era cuando YO quería y no cuando me los mandaban. Existe una diferencia abismal. Entre la primera y la segunda opción eres tú el que decides cúando prestas atención al móvil y cuándo no. El móvil no decide por ti.

Comencé a sentirme el jefe de mi propia vida, si estaba tomando café con un amigo, dormía la siesta o veía un capítulo de “The Walking dead” nadie interrumpía. Yo elegía cúando estar disponible.

Grandes cambios se produjeron en mi efectividad, si tenía que corregir unos exámenes, tardaba la mitad de tiempo, ya no tenía la interrupción del silbido reclamando mi atención, mi concentración salía ganando si no tenía la tentación de consultar el Facebook. Hasta que no conectara los datos no iba a mirar nada.

Recuerdo que en las últimas oposiciones, las de 2011, en las que me saqué la plaza, apagaba directamente mi móvil durante mis sesiones de biblioteca, que duraban poco menos de una hora. Cuando salía a descansar lo encendía para ver si había novedades y lo volvía a apagar cuando entraba en la sala de estudio.

Dejé de ser reactivo y pasé a ser proactivo. Siempre reaccionaba al timbre de los mensajes o novedades en las redes sociales. La proactividad trata sobre actuar antes de recibir el estímulo, de tener iniciativa, algo que debemos inculcar a nuestro alumnado.

Casi sin proponérmelo el simple hecho de apagar los datos de mi móvil me permitió disponer de más tiempo y de más calidad. Los ladrones de tiempo nos acechan, hacen que le dediquemos demasiada atención a cosas triviales como las redes sociales y que dejemos de lado cosas tan importantes como disfrutar de una buena cena con tu pareja, de una conversación con un amigo o trabajar mucho más concentrado.

Y así fue como un problema se convirtió en una bendición.

Eso ha sido hasta ahors… Llevo unos días en los que la batería vuelve a no durar todo lo que debiera.

Me planteo dos opciones: me compro otra batería nueva o comienzo a activar el modo avión de vez en cuando.

¿Adivinas qué opción saldrá victoriosa?

Sigue todas las novedades de nuestro blog.

Muchas gracias por los comentarios.


, ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Preparación de las oposiciones: descanso y más descanso. | Jonatan Cárdenas - 12 agosto, 2016

    […] restemos tiempo y se lo dediquemos al estudio, trabajo, o a ver la TV o consultar nuestro smart phone sigue siendo uno de los pilares esenciales para sacar partido a nuestra jornada de estudio, […]

  2. ¿Cómo crear un hábito? La batalla de instaurarlo. | Jonatan Cárdenas - 16 agosto, 2016

    […] Al principio es difícil, surgen las dudas y luchamos contra la parte de nuestro cerebro que quiere que nos quedemos sentados viendo la TV o consultando el smart phone. […]

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies